La filosofía del Plan de Estudios Creativos es que los niños pequeños aprenden mejor haciendo. Aprender no es sólo repetir lo que alguien más dice, requiere un pensamiento activo y experimentar para averiguar cómo funcionan las cosas y aprender de primera mano sobre el mundo en que vivimos.

El objetivo más importante es que los niños se conviertan en aprendices entusiastas.

Enseñar a un niño cómo aprender es más importante que enseñarle qué aprender.